Aborto

14Feb 2011

Cuando una mujer inmigrante llega a España intenta ante todo sobrevivir. Entendiendo por sobrevivir encontrar un trabajo, establecer contactos, buscar un lugar donde quedarse… Pasando todo lo demás en ese momento de llegada a ser secundario. Y entre esos elementos secundarios no cabe duda alguna de que se encontrará su salud, también la salud sexual y reproductiva. Y será así, no solo porque tiene esas otras prioridades inminentes, sino también porque muchas veces desconocerá nuestra lengua, nuestras costumbres, nuestro sistema sanitario, porque tendrá miedo a ser descubierta en su situación de irregular y ser expulsada si acude a un centro de salud. En definitiva, no sabrá a quién acudir, en qué lenguaje y cómo hacerlo.