La colposcopia es un examen visual especializado de la superficie del cuello uterino, vagina (vaginoscopia) y vulva (vulvoscopia), se realiza utilizando un instrumento llamado colposcopio que tiene una lente de aumento la cual nos permite identificar alteraciones no visibles a la inspección directa, y tomar muestras de este tejido alterado (biopsia dirigida)  de esta forma podemos identificar el cáncer en sus estadios precoces o aquellas lesiones precursoras del mismo, conocidas como lesiones intraepiteliales (SIL), al mismo tiempo nos permite identificar alteraciones celulares causadas por el virus del papiloma humano y realizar su seguimiento.

Está indicada principalmente en:

  1. Mujeres con citología anormal o atípica.
  2. Cuando la tipificación viral  es positiva para VPH de alto riesgo.
  3. Presencia de sangrado anormal.
  4. Sangrado postcoital
  5. El seguimiento de mujeres a quienes se les ha realizado tratamiento conservador del cuello uterino.
  6. El control de lesiones pre-invasoras en mujeres embarazadas hasta finalización del embarazo cuando ya se puede realizar tratamiento.

Sin embargo al ser la colposcopia un procedimiento que complementa a la citología, aumentando su sensibilidad y resultar inocuo para la mujer, se puede realizar siempre que exista la sospecha de patología cervical e incluso en aquella situación,  en que la mujer desee realizársela para estar más segura.

colposcopia-en-ginegranadaForma en la que se realiza

La mujer se coloca en decúbito-supino  sobre  la camilla ginecológica y pondrá los pies en los estribos, con el fin de ubicar la pelvis para el examen. La ginecóloga insertará un instrumento (espéculo) dentro de la vagina para abrir las paredes vaginales y examinar el cuello uterino.

El cuello uterino y la vagina se frotan suavemente con ácido acético. Esto remueve el moco que recubre su superficie y resalta las áreas anormales. Algunas veces, también se aplica una solución a base yodo, similar a las soluciones empleadas para limpiar la piel, sobre el cuello uterino y la vagina.

La ginecóloga colocará el colposcopio en la abertura de la vagina y examinará el área.

Si algunas zonas lucen anormales, se extraerá una muestra de tejido (biopsia) usando unas pequeñas pinzas. Se pueden tomar varias muestras, dependiendo del tamaño y localización del área alterada. Algunas veces, se toma también una muestra de tejido del interior del cuello uterino, lo cual se denomina legrado endocervical (LEC).

Después de la colposcopia

La colposcopia no provoca dolor ni sangrado, se realiza en pocos minutos, es segura, no requiere hospitalización y terminado el estudio, la mujer  regresa a casa. Si se realiza una biopsia, se puede sangrar durante  una semana, se pueden tener calambres leves, molestias en la vagina y presentar una secreción oscura durante 1 a 3 días.

Preparación para la Colposcopia.

No se necesita ninguna preparación especial. La mujer debe tener la vejiga y el intestino vacío antes del procedimiento, para mayor comodidad. No se deben realizar duchas vaginales ni tener relaciones sexuales en las 24 horas anteriores al examen.

Si necesitas realizarte una Colposcopia. Ponte en contacto con Ginegranada.

Alejandra González Mota
Médico Ginegranada

Noticias relacionadas

Acerca de Ginegranada

Profesionales con más de 25 años de experiencia en interrupción de embarazo y sus técnicas específicas. Compartimos un interés común, cultivar la salud sexual y reproductiva, desde ese interés garantizamos el acceso a todos los métodos anticonceptivos, control de embarazo, citología, vasectomía etc. Nuestra filosofía es que la mujer se sienta a gusto y bien atendida conjugando la técnica y la cordialidad en el trato.

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *