dispensar la píldora poscoitalEl equipo de Ginegranada quiere manifestar su desacuerdo con la sentencia del Tribunal constitucional que avala la negativa de un farmacéutico sevillano a dispensar la píldora poscoital.

Porque atenta contra derechos básicos de la mujer, recogidos en la vigente ley de Salud Sexual y Reproductiva y porque dicha sentencia se aleja de la evidencia científica disponible al confundir anticoncepción con aborto.

Un tribunal de justicia no debería permitirse confundir ” ciencia con ideología” y dictar sentencia según la ideología mayoritaria hoy en dicho organismo. Basándose en lo anterior, se permite que un farmacéutico pueda objetar y no dispensar la píldora de de urgencia.
Según la Agencia Española del Medicamento entre otras autoridades sanitarias y organismos científicos, la píldora del día después es definida como ” un anticonceptivo de emergencia para evitar un posible embarazo, mediante su administración tras la práctica de relaciones sexuales” y no lo cataloga como un medicamento para ” terminar el embarazo” .

La ley de Salud Sexual y Reproductiva reconoce el derecho a la objeción de conciencia solo y exclusivamente al personal sanitario implicado directamente en un procedimiento de aborto.

Nos sumamos a los argumentos de la Vicepresidenta de dicho tribunal y Catedrática de Derecho penal que tilda la sentencia de ” ideológica”‘ y razona así su profunda discrepancia; ” El derecho a la libertad ideológica o de conciencia ( artículo 16 de la constitución) no es por si suficiente para liberar a los ciudadanos de deberes constitucionales o subconstitucionales por motivos de conciencia, con el riesgo anejo de relativizar los mandatos jurídicos”.

Acerca de Ginegranada

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *