La violencia contra la mujer por parte de la pareja durante el embarazo es un problema de salud pública importante.

Puede causar daño físico y psicológico a las mujeres, y dar lugar a complicaciones del embarazo y a resultados deficientes en los recién nacidos. No está claro qué tipo de intervención ayuda más a las mujeres a garantizar su seguridad durante el embarazo y después de dar a luz. Las intervenciones que pueden funcionar incluyen asesoramiento y terapia psicológica para proporcionar más confianza a las mujeres y alentarlas a hacer planes para evitar el abuso, o la derivación a asistentes sociales, refugios y otros recursos comunitarios. En cuanto a las parejas, se las puede derivar a los programas de tratamiento para agresores.

La atención prenatal habitual ofrece oportunidades al personal sanitario para identificar a las mujeres en riesgo de abuso y de esa forma poder ofrecer intervenciones o derivar a las mujeres. En esta revisión se incluyeron nueve ensayos aleatorios con un total de 2391 mujeres, siete de los cuales estudiaron a embarazadas en alto riesgo de violencia por parte de la pareja. Las intervenciones examinadas en los estudios incluyeron una única consulta breve individualizada, tratamiento de casos y derivación a un asistente social, y sesiones de terapia múltiples durante el embarazo y después del parto. Debido a la falta de datos, y a las diferentes maneras de informar los resultados, no fue posible identificar intervenciones que funcionen mejor que otras. Los estudios se enfocaron en diferentes resultados y no fue posible agrupar la información para establecer conclusiones acerca de la efectividad general de las intervenciones. La mayoría de los estudios no informaron si había habido alguna reducción en los episodios de violencia. Hubo pruebas de un único estudio de una reducción en el número total de mujeres que informaron sobre violencia por parte de la pareja durante el embarazo y después del parto para las mujeres que recibieron una intervención con terapia psicológica. Varios de los estudios examinaron si las mujeres que recibieron intervenciones tenían menor probabilidad de presentar depresión después del nacimiento del neonato, aunque las pruebas no fueron consistentes. Otros resultados para el neonato como el bajo peso al nacer y el parto prematuro se informaron sólo en un estudio, y los resultados no mostraron pruebas claras de que una intervención con terapia mejorara los resultados. Ninguno de los estudios presentó los hallazgos para los resultados importantes como el mortinato, la muerte neonatal, el aborto espontáneo, la muerte materna, la hemorragia antes del parto y el desprendimiento placentario. Se necesita más información de ensayos bien realizados antes de que se pueda recomendar ningún enfoque de intervención en particular.

Ginegranada

One Response to Intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada
  1. 25 de noviembre, día contra la violencia de género:
    Desde Ginegranada queremos compartir este estudio de la OMS: Intervenciones para la prevención o la reducción de la violencia doméstica contra la mujer embarazada.


[top]

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *