El DIU de cobre (método anticonceptivo intrauterino) puede jugar un papel protector en el cáncer de cuello de útero y puede ser utilizado por todas las mujeres al margen de la edad y paridad. Además, es recomendable su uso para las adolescentes por ser un tratamiento de larga duración que facilita el cumplimiento y la continuación de la protección.

Esta es una de las conclusiones obtenidas tras la Conferencia de Consenso de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), que se desarrolló en 2011 y que ha sido presentada hoy en en Madrid con el título ‘Actualización en el manejo clínico de la anticoncepción hormonal, intrauterina y de urgencia’. En este documento se han recogido las recomendaciones clínicas y jurídicas para los profesionales en relación a las novedades registradas en esta materia.

Y es que, según ha comentado la presidenta de la Fundación Española de Contracepción (FEC), Esther de la Viuda, se ha demostrado que este anticonceptivo intrauterino no incrementa el riesgo de cáncer de endometrio ni de cérvix y que, concretamente, el DIU hormonal de levonorgestrel (LNG) puede ser utilizado hasta la menopausia tras comprobarse su eficacia en mujeres de más de 40 años.

En España la utilización de este dispositivo por parte de las mujeres es todavía muy baja. Un hecho que, a juicio de esta experta, resulta “sorprendente” si se observa su tasa de empleo en los países del entorno y, más aún, cuando han aparecido estudios científicos que demuestran que es uno de los métodos contraceptivos más efectivos.

Dicho esto, la presidenta de la FEC ha abogado por normalizar entre los profesionales médicos y la sociedad el uso de los anticonceptivos porque, según ha recordado, se ha demostrado que incrementan la calidad de vida de las mujeres al prevenir los embarazos no deseados, reducir la cantidad de sangrado y los dolores de la menstruación y proteger el endometrio.

Durante la Conferencia de Consenso se puso también de manifiesto que no existe ningún método anticonceptivo que esté contraindicado por la edad de la mujer y que los profesionales sanitarios no tienen que realizar pruebas antes de preescribir algún anticonceptivo hormonal porque, con ello, lo “único” que se consigue es mantener más tiempo el riesgo de un embarazo no deseado.

“No hay que pedir muchas pruebas pero sí hay que hacer muchas preguntas al paciente como, por ejemplo, si están tomando medicinas naturales porque, a lo mejor, pueden reducir la efectividad del anticonceptivo”, ha comentado De la Viuda.

Recomendaciones

Sin embargo, sí se recomienda realizar una historia clínica que incluya una anamnesis detallada –conjunto de los datos clínicos relevantes– para identificar a las mujeres que presenten condiciones que contraindiquen este método concreto, y que se realice una toma de tensión arterial y se calcule el índice de masa de corporal. Asimismo, es recomendable realizar un seguimiento entre los tres y seis meses posteriores al primer uso.

En este sentido, la presidenta de la FEC ha avisado que las mujeres con una Índice de Masa Corporal superior a 30 kg/m2 utilicen los anticonceptivos hormonales combinados debido a que pueden sufrir un riesgo de tromboembolismo.

No obstante, ha recalcado, el peso no afecta a la eficacia de los métodos anticonceptivos hormonales salvo el parche transdérmico cuyo uso debería limitarse a mujeres con peso inferior a 90 kilos.

Respecto a los olvidos de las píldoras combinadas, De la Viuda ha recordado que no se reduce su eficacia si sólo ocurre una vez aunque, ha apostillado, si se han producido dos o más olvidos es recomendable el uso de un método de barrera adicional durante 7 días.

Además, en el caso de las píldoras de sólo gestágenos se recomienda tomar anticoncepción de urgencia si el olvido es de más de 12 horas y ha habido una relación sexual no protegida.

Adicionalmente los expertos son también partidarios de utilizar un método de barrera adicional durante dos días.

Píldora de día después

En relación al método de anticoncepción de urgencia –la píldora del día después– la presidenta de la FEC ha recordado que aunque actualmente no hay estudios que reflejen el consumo que hacen las mujeres, los análisis que existen sobre la venta en farmacias demuestran que sigue siendo “baja”.

En este sentido, el portavoz de la FEC y coordinador de la Conferencia, Ezquiel Pérez Campos, ha reiterado que su uso está siendo “racional y excepcional” y ha asegurado que la píldora del día después no tiene efectos secundarios “graves” para la mujer ya que no es método abortivo. Estas declaraciones han sido también corroboradas por la vicepresidenta de la SEC, Macarena Quesada, que ha insistido en que “no es una bomba hormonal”.

Por ello, estos tres expertos han asegurado que si, finalmente, el Gobierno de Mariano Rajoy aprueba medidas para restringir su uso se estará basando en teorías acordes a su ideología y no a datos científicos porque, han recalcado, todos demuestran que no es perjudicial para la salud de la mujer y que es sólo un método anticonceptivo de urgencia.

“En la actualidad nos movemos por prejuicios ideológicos y es llamativo que la tasa de utilización de los anticonceptivos hormonales por parte de las mujeres españolas sea claramente inferior que las de las ciudadanas de Portugal o Francia”, ha comentado De la Viuda para señalar que todavía hay “muchos mitos entre la sociedad y los profesionales acerca de la eficacia de determinados métodos”. “Hay que seguir informando de los anticonceptivos hormonales porque mejoran la calidad de vida de las mujeres”, ha zanjado.

Acerca de Ginegranada

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *