Actualmente contamos con dos técnicas diferentes para realizar la interrupción del embarazo.

Vamos a detallar lo que sucede en tu cuerpo y en tu ciclo menstrual con ambos métodos de IVE.

La técnica Instrumental, mal llamada quirúrgica, consiste en dilatar el cérvix con la intención de poder acceder fácilmente a la cavidad uterina y evacuar el contenido que se encuentra en ella. La dilatación se puede realizar con ayuda de medicamentos o no. La evacuación uterina puede hacerse con legra roma que consiste en un raspado leve de las paredes uterinas. El objetivo es desprender las células endometriales donde está anidado el embarazo y por ende a la vez que con ellas el saco gestacional.

Esta técnica es poco invasiva y bastante efectiva. Regularmente se realiza bajo la visión ecográfica con el fin de confirmar que se está drenando todo el contenido y tratar de evitar producir lesiones mientras se realiza el procedimiento.

En nuestras clínicas, el procedimiento instrumental de evacuación uterina se realiza con la técnica de aspiración, aún menos invasiva que la anterior. Los pasos para dilatar el cérvix se realizan de la misma manera, pero en lugar de utilizar legra roma, lo que se utiliza es una cánula conectada a un succionador. Tiene el mismo objetivo, evacuar de la cavidad uterina el saco gestacional y las células endometriales donde se encontraba anidado.

La técnica farmacológica donde el aborto se realiza por medio de medicación produce el mismo efecto. La diferencia radica en provocar que el propio cuerpo sea el encargado de expulsar ese contenido que se encuentra en el útero, saco gestacional y células endometriales en forma de un sangrado de manera controlada que puede ser comparado con el sangrado menstrual, aunque más abundante que lo regular.

Nuestro cuerpo se prepara todos los meses para la posibilidad de un embarazo de manera cíclica. Una vez se ha tenido el sangrado menstrual se van preparando en los ovarios una serie de folículos donde uno logra su maduración completa y expulsa un ovulo en el momento de la ovulación.

De igual manera el útero prepara sus paredes internas, el endometrio, para que en caso de que ese ovulo sea fecundado al llegar a la cavidad uterina, tenga un lugar donde poder anidarse y poder llevar a cabo la continuación y el mantenimiento de ese embarazo. En caso de no producirse embarazo, esas células endometriales dejan de recibir nutrientes y eventualmente comienzan a desprenderse lo que da lugar al sangrado menstrual donde una vez se produce inicia una nueva vez este ciclo.

Es por esto por lo que las técnicas utilizadas para la interrupción del embarazo son seguras y no afectan el funcionamiento del sistema reproductor, ya que lo que se logra en ellas es el desprendimiento de esas células endometriales y le permite al organismo poder prepararse una nueva vez para continuar con su funcionamiento cíclico y no afectar la capacidad de mantener la fertilidad de la mujer que lo realiza.

Dra. Paola Méndez Encarnación.
Clínica Ginegranada.

 

Sobre Ginegranada

Profesionales con más de 25 años de experiencia en interrupción de embarazo y sus técnicas específicas. Compartimos un interés común, cultivar la salud sexual y reproductiva, desde ese interés garantizamos el acceso a todos los métodos anticonceptivos, control de embarazo, citología, vasectomía etc. Nuestra filosofía es que la mujer se sienta a gusto y bien atendida conjugando la técnica y la cordialidad en el trato.

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *