La leche materna es recomendable pues proporciona muchas ventajas tanto a la mujer como al bebé, desde el aporte nutricional que este necesita hasta el vínculo afectivo que esta crea entre ambos.

Aun siendo el mejor método de alimentación para el niño, siempre se debe respetar la decisión de la mujer sin tratar de imponérselo, ni culpabilizarla.

Para la utilización de métodos anticonceptivos es importante tener presente los cambios que se dan tras el parto a nivel del útero, la recuperación de las cicatrices que se hayan podido producir durante el parto, la reestructuración del epitelio vaginal; la normalización de los niveles hormonales que suele ocurrir en unos 8 a 10 días después del parto; y la probabilidad de desarrollar trombos que alcanza el pico más alto a las 3 semanas y que retorna a la normalidad a los tres meses.

Tras el parto hay un período variable de infertilidad con un tiempo medio de unos 45 días. Entre un 2% y un 10% de las mujeres pueden quedarse embarazadas antes de la primera menstruación, sobre todo aquellas mujeres que no lactan.

Es por esto por lo que se recomienda comenzar a utilizar un método anticonceptivo lo antes posible.

La elección de un método anticonceptivo va a depender de las preferencias de la mujer, de su historia clínica, de los factores de riesgo y de si desea lactancia o no. Lo más adecuado es que el consejo anticonceptivo se realice lo antes posible tras el parto.

Tipos de anticoncepción durante la lactancia

Métodos no hormonales

No interfieren con la lactancia y pueden ser: métodos de barrera, dispositivos intrauterinos (esperando entre unas 4 y 6 semanas después del parto por el riesgo de expulsión), métodos naturales, y los métodos definitivos. La lactancia materna exclusiva o MELA  en los primeros seis meses tras el parto, tiene una eficacia de hasta 98% si se cumplen los requisitos.

Métodos anticonceptivos hormonales

Métodos hormonales combinados o estro-progestágenos, debido al riesgo que existe de eventos trombo embólicos,  no deben ser prescritos antes de los 21 días después del parto, incluso en mujeres que decidan no amamantar. Y están contraindicados durante la lactancia por afectar a la producción de leche y disminuir el aporte nutricional al recién nacido.

Métodos hormonales con sólo gestágenos, al no tener el componente estrogénico no aumentan el riesgo de evento trombo embolico y no afectan a la producción de la leche ni a la calidad de la misma, por tanto puede iniciarse su uso en las 72 horas posteriores al parto a continuacion de la subida de la leche, salvo la solución inyectable que se recomienda esperar seis semanas postparto.

También dentro de este grupo se encuentran las píldoras de urgencia, mal llamadas del día después, que pueden ser utilizadas a partir de los 21-25 días postparto y en caso de utilizarse el acetato de ulipristal habría que extraer la leche en las 36 horas posteriores a su toma y despreciarla.

 

Dra. Paola Méndez Encarnación.

 

Te puedes poner en contacto con Ginegranada, bien directamente acudiendo nuestro centro, situado en la calle Santisteban Márquez nº 3 bajo, bien vía telefónica en el 958 805152 o en el 609144116 o vía email en info@ginegranada.com.

Ginegranada

Profesionales con más de 25 años de experiencia en interrupción de embarazo y sus técnicas específicas. Compartimos un interés común, cultivar la salud sexual y reproductiva, desde ese interés garantizamos el acceso a todos los métodos anticonceptivos, control de embarazo, citología, vasectomía etc. Nuestra filosofía es que la mujer se sienta a gusto y bien atendida conjugando la técnica y la cordialidad en el trato.

Deja tu comentario sobre esta entrada

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *